Nuestra Historia

Quito Eterno nace con las aspiraciones de quiteños y quiteñas, ciudadanos del común, por construir una ciudad del tamaño de sus sueños. Por eso nos gusta decir que Quito Eterno nació desde la gente, del ciudadano preocupado por el lugar que ama.

En el año 2000 un grupo de habitantes del Centro Histórico de Quito, empezaron a reunirse y realizar proyectos para mejorar la calidad de vida y generar una apropiación ciudadana del sector. El interés se centró en los jóvenes: Guadalupe de Paimann y Daniel Bryan decidieron convocar a voluntarios que ayudasen a diseñar un proyecto de jóvenes, para los jóvenes. Esas ideas se concretaron con lo que consideramos el evento fundacional del proyecto: el primer recorrido teatralizado se realizó el 28 de septiembre de 2002.

Con el entusiasmo y apoyo de Guadalupe, así como con la creatividad y compromiso de Daniel, las ideas fueron cobrando forma. Guadalupe realizó los primeros enlaces con algunas de las instituciones patrimoniales del entorno y Daniel, como director de teatro, realizó algunas de las primeras propuestas artístico-educativas de lo que más adelante serían las “Rutas de Leyenda”. Así mismo, el decidido apoyo brindado por el Presidente de la Corporación del Centro Histórico, Bernardo Mantilla, fue fundamental para el crecimiento de la propuesta.

A inicios de 2002 el grupo se volvió estable con seis personas: a los dos primeros se sumaron Belén Noroña, Andrea Romero, Pablo Boada y Adriana Acero. A este grupo es al que consideramos el germen fundador de Quito Eterno. Durante seis años, gracias a la generosidad del Hotel Real Audiencia, el proyecto funcionó en dos habitaciones de dicho hotel.

Nuestro Equipo

Cada año se realizaron convocatorias públicas para reforzar el equipo de guías-facilitadores. Cada una de estas personas aportó con sus experiencias, sus sueños y su sensibilidad al mejoramiento continuo del proyecto:

  • 2002: María Gabriela Arboleda, Édgar Freire García, José Luis Jiménez, Catalina Mora, William Salazar y Calixta Villacís.
  • 2003: Anahí Cárdenas, Pedro Pablo Cepeda, Javier Cevallos, Edison Egas, Sandra Vaca, Paco Vásquez y Brenda Vega.
  • 2004: Hugo Núñez, Nadia Ochoa, Byron Padilla, Lenin Robles, María Isabel Ruiz y Lucía Yánez.
  • 2005: Jaime Boada, María Rosa Bonilla, Alejandro Gordillo y Elizabeth Guevara.
  •  2006: Cristina Porras y Carmen Ruiz.
  • 2007: Aníbal Castillo y Natalia Dávila.
  • 2008: Consuelo Jaramillo, Alex Manzano y Lorena Oñate.
  • 2010: Andrea Fonseca.
  • 2011: Jan Wasserziehr.
  • 2012: Clemes Scholl.
  • 2013: Tilman Gecks, Damariz Baéz, Andrés López, Adrián Gutiérrez.
  • 2014: Oriane Desnots, Nilo Nolda.
  • 2015: Jaime Schaffel, Nataly Caceres, Marcelo García.
  • 2016: Égar Abaïza, Pedro Nañez, Ángel Durán, Ha To-Trinh Nguyen.
  • 2017: Luka Andresen.
  • 2018: Alex Guerrero, Jorge Carrillo.
  • 2019: Romel Arévalo y Richard Morocho.

En 2019 cumplimos 17 años hemos trabajado con más de 200.000 personas entre estudiantes y adultos, desarrollando más de 30 proyectos distintos; hemos montado 4 obras de teatro, alrededor de 30 personajes de leyenda y replicamos nuestra experiencia en la ciudad de Tulcán, Popayán, Pasto (Colombia) y Coquimbo (Chile). Contamos con al menos uno de los integrantes de cada generación hasta completar los diez miembros actuales:

  • Lucía Yánez – Directora Ejecutiva
  • Javier Cevallos – Coordinador Artístico
  • Natalia Dávila – Coordinadora de Producción
  • Francisco Vásquez – Responsable Técnico y de Logística
  • Andrea Fonseca – Coordinadora de Ventas
  • Richard Morocho – Responsable Marketing
  • Adrián Gutiérrez – Actor
  • Lorena Oñate – Actriz
  • Carmen Ruiz- Actriz 
  • Romel Arévalo –  Responsable Administrativo Financiero

Tenemos el orgullo de contar con la amistad y el cariño de administradores de espacios patrimoniales, maestros, religiosos y habitantes de las ciudades en donde hemos trabajado. Muchos investigadores han donado su tiempo para que nosotros mejoremos nuestro trabajo: queremos mencionar con especial cariño a Alfredo Costales, el abuelo espiritual de Quito Eterno, quien nos ha regalado su sabiduría y sus años. A todos ellos, muchas gracias.

Por eso, cuando nos preguntan ¿quién tuvo la idea? o ¿quién es el dueño de Quito Eterno? no tenemos una respuesta: estamos convencidos que fue el apoyo, el cariño y la pasión de todas estas personas lo que ha hecho de Quito Eterno lo que es, y es el trabajo de los que están (y de los que vendrán) los que harán más grande este sueño.

Nuestra Misión

Quito Eterno es una organización sostenible de la Sociedad Civil que trabaja en Cultura a través de metodologías artísticas y pedagógicas con el fin de generar reflexión, empoderamiento y convivencia social en la comunidad.

Nuestra Visión

Visión: Ser expertos en metodologías artísticas y pedagógicas para mediar en problemáticas de violencia sistémica, enfocada en identidad cultural y género.