Mishki Shimi Teatro

La nueva propuesta cultural de Quito Eterno

La Fundación Quito Eterno estrena en enero las obras de teatro: “El Ángel Negro” y “El Mal del Quedado”, dos propuestas escénicas que incorpora todo el bagaje de la oralidad, en diálogo con otras disciplinas artísticas que forman parte de un nuevo proceso creativo que surge de estos más de 15 años de vida en la organización.


El Angel Negro

Resumen

En un Ecuador que pudo ser, una mujer pareció alzarse con la presidencia del país por pocas horas. En un siglo diecinueve marcado por la convulsión, este pequeño país intentaba construir una idea de nación, bajo la grave figura del caudillo de la época.

El Ángel Negro, la Mayasquerita, la Generalita no es Marietta de Veintemilla sino la posibilidad de que una muchacha pudiese gobernar este oscuro rincón de Sudamérica.

Con esta obra se transita por la historia de vida de una mujer, enmarcada en una sociedad conservadora del siglo XIX, que la educa y la forma dentro de lo exigido para el “bello sexo”. Tras llegar su tío, Ignacio de Veintemilla, a la presidencia de la República del Ecuador ella se embarca en la posibilidad de participar en la vida política del país. Con esto quiebra todos los límites que le fueron impuestos, convirtiéndose en la figura de vergüenza para su familia y para su género. Tras años de luchas, derrotas y exilios, se convierte en una de las figuras femeninas más relevantes para el país y para la región; sin embargo, su historia y sus aportes quedan relegados al completo olvido.

En esta obra escénica para espacios abiertos, Quito Eterno propone un tiempo móvil, un pasado que, a la vez, es presente y futuro, un mito reactualizado que se toma las calles de la ciudad.


Mal del Quedado

Resumen

Es una historia que muestra la cosmovisión sobre las creencias mágico -rituales de las plantas y su uso medicinal tradicional; yachags, limpiadoras, sobadores, parteras y yuyeras curan, sanan y ayudan a superar momentos difíciles de la vida, de la muerte con plantas y con historias.

Sinopsis

Yuyo en quichua significa planta, yuyera es un término amestizado que significa: -mujer que cura con plantas.

Isabel Chancahierbas, es una yuyera que dejó el campo y llegó a la ciudad desde joven. Todo el tiempo recuerda a su abuela Jacinta, quien le enseñó la importancia de curar con hierbas, las historias y lo sagrado de las plantas, la relación de los seres humanos con la naturaleza y las enfermedades que existen por falta de equilibrio entre el yahuar o sangre y el aya o espíritu. Cura algunos males de la naturaleza; “mal aire”, “mal de espanto”, “mal de ojo” y  el “mal del Quedado”, con esta última enfermedad se encontrará en una encrucijada porque deberá ayudar a Don Mateo, pero duda en hacerlo, recordando algunos temas no resueltos con su abuela y su madre.

Estas historias recorren tradiciones relacionadas con la vida y la muerte, la salud y enfermedad  en algunos pueblos del Ecuador.